El reloj atomico


reloj atomico

Para precisar el tiempo con la mayor precisión que podamos, los átomos de cesio se miden en distintas condiciones energéticas:

Los átomos de cesio se evaporan en un horno y se clasifican magnéticamente, por lo cual sólo los átomos de baja energía entrarán en la cavidad. Allí, los átomos son incitados a cambiar su condición usando radioterapia con un campo de microondas. Los átomos que hayan cambiado su condición se almacenan en una cámara especial. A una determinada frecuencia, la cantidad de átomos recogidos están en su clímax, y entonces esta frecuencia se mantiene contada.

Tras pasar justamente 9.192.631.770 periodos entonces habrá transcurrido un segundo de la duración.

La diferencia que puede presentar un reloj atómico durante un año es de entre 25 y 12 mil millonésimas de segundo en relación a un reloj ideal. Un reloj de cuarzo tiene una desviación de unos pocos segundos al mes, y los relojes mecánicos tienen desviaciones significativamente mayores.

¿Qué es el Tiempo Atómico Internacional (TAI)?

El Tiempo Atómico Internacional (TAI) es uno de los más importantes componentes del Tiempo Universal Coordinado (UTC), que es la escala de tiempo usada para establecer la hora local en todo el planeta. Nos expresa a qué velocidad deben marcar nuestros relojes.

¿Cómo se fija el TAI?

Se usan dos componentes para fijar el Tiempo Universal Coordinado (UTC):

El Tiempo Atómico Internacional (TAI) es una escala de tiempo que emplea la producción mixta de unos 400 relojes atómicos de alta precisión. Suministra la velocidad exacta a la que nuestros relojes hacen tictac.

El Tiempo Universal (UT1), igualmente conocido como tiempo astronómico, describe la rotación de la Tierra. Se usa para comparar el ritmo proporcionado por TAI con la duración real de un día en nuestro planeta.

¿Cómo se mide el TAI?

La hora atómica internacional es un medio asombrosamente preciso de cronometraje. Los relojes atómicos se desvían tan sólo 1 segundo en 100 millones de años.

El secreto de esta precisión tan perfecta es la medición correcta del segundo como unidad base del cronometraje moderno. Como ya mencionamos anteriormente, el Sistema Internacional de Unidades (SI) define un segundo como el tiempo que tarda un átomo de Cesio-133 en oscilar exactamente 9.192.631.770 veces.

Los relojes atómicos son diseñados para detectar esa frecuencia en concreto, y para ello la mayoría de ellos hoy en día usan fuentes atómicas.

Marcas de relojes ¿Cuáles son tus favoritos?